El Señor nos invita que guiemos su palabra, la condición de estar aferrados a ÉL y lo veamos como nuestro verdadero y único Dios.