Las instituciones sociales como son las políticas, religiosas, educativas y la misma familia han ido cambiando y desmejorando hacia un peligro de descomposición. La crisis actual en la familia, básicamente tiene que ver con el afán exagerado por el consumismo, lo que ha desatado una serie de modelos diferentes de familia, cambiando el amor por los cosas materiales.