La grandeza de Dios sobre nosotros es divina, es única, es suprema, porque fortalece nuestros pensamientos nuestra alma nuestros compromisos con la vida.