Tenemos la facilidad de expresar nuestros sentimientos a los demás, sin embargo nos cuesta mucho expresarlos a Nuestro Padre creador.