Esta advertencia (¡Cuidado!) tal vez la has visto en algún lugar, o de seguro la escuchaste por algunos medios de comunicación. Hoy te quiero contar que Dios está suelto, está buscándote, por cada rincón del mundo, en cualquier momento puedes encontrarte con Él, estás advertido.

Dios en su libertad decide buscarte intensamente, con un único propósito: que seas feliz. Pero lo más interesante es, que si logras encontrarte con Él ‘no estás en la obligación de quedarte a su lado’, no es una exigencia, también eres libre y puedes decidir qué camino tomar, solo ten presente que alguien se desvela y se preocupa por ti, desea que estés bien y sobre todo que sientas su amor.

Si en nuestra libertad elegimos a Dios, seguiremos siendo libres, pero ‘amados’, esa será la consecuencia de estar con nuestro Padre; experimentar su amor, sin contratos, sin condiciones, no tienes que cambiar tu esencia, sigues siendo tú, con aquellos gustos, de música, comida, ropa, no tendrán que ser reemplazados. Él no se fija en esas cosas, ve lo valioso que eres, por eso ha decido salir a buscarte.

Dios por medio de Jesús nos muestra, el amor y el interés que tiene por cada uno de nosotros. En el Evangelio de Mateo, nos dice “Y estad seguros que yo estaré con vosotros día tras día, hasta el fin del mundo.»” (Mt. 28, 20). Nuevamente se resalta el interés que Dios tiene por cada uno de nosotros, primero da a su Hijo para que esté a nuestro lado, segundo ha Resucitó para estar en nuestra vida…

San Juan Eudes, en una de sus frases muestra que para Dios somos importantes ‘me buscas con tanta insistencia como si de mi amistad dependiera tu felicidad’. Es interesante como el Padre siendo creador de todas las cosas se fija en nosotros, que en algunas ocasiones le fallamos, pero aun así busca nuestra amistad, para ser feliz, nosotros de seguro seremos más felices.

Cuidado, la consecuencia más grande de encontrarse con Dios, será afrontar las cosas de una manera diferente, pues aquellos problemas y dificultades se superarán con nuevas fuerzas, y si caes tendrás el ánimo de levantarte con su ayuda. También experimentarás su amor inagotable, y en medio de todo te enseñará a perdonar, todo depende de ti, tú eliges si te encierras y no te dejas encontrar o sales con el propósito de encontrarte con el que te da la vida. Cuidado Dios está suelto…