En la segunda parte, la reflexión se centra en las cosas o situaciones que no preparan a las personas para la muerte, ni para la vida. Estas son: el relativismo, el idealismo, el materialismo, el placer, el utilitarismo y el racionalismo. en contraste, según la Escritura, el sentido de la vida es Cristo: amar, servir, donar, acompañar.