La reflexión, está orientada hacia el sentido de la vida. Para ellos el Padre Ángel Espinosa, habla sobre la muerte no como el fin, sino como la puerta a la vida, presentando una serie de certezas. Todos nos vamos a morir, la muerte llega solo una vez, la muerte nos despoja de todo y no se sabe cuando va a llegar. Por tanto, hay que prepararse siendo justos y generosos con Dios.