Con base en el texto del evangelio de San Juan en el capítulo donde se nos narra la historia de Lázaro, amigo de Jesús, que había muerto hacía varios días, Él lo levanta con poder, con ese mismo poder curó a muchos enfermos, liberó a endemoniados, dio testimonio de que Dios estaba con él.