Comunicarnos hoy es una urgencia entre los seres humanos, aunque tenemos la facultad de hacerlo, son pocas las veces en que logramos entendernos entre nosotros, ya que para que la comunicación auténtica ocurra es necesario que se comprenda cual es el objetivo fundamental que se persigue cuando nos comunicamos entre los seres humanos, el cual no es otro que comprender y ser comprendido en la expresión de lo que en el interior humano hay.

Los pensamientos, los sentimientos, las actitudes y las acciones comunican lo que cada uno de nosotros vivimos interiormente y queremos que los demás conozcan para que puedan entender el porqué de cada uno de ellos, cuando así lo deseamos, en ocasiones no nos gusta que esto se sepa, por eso no emitimos mensajes claros frente a lo que pensamos, sentimos y actuamos, pero en realidad ya estamos comunicando algo así no queramos, porque estamos llamados a comunicar todo el tiempo.

En toda comunicación hay un emisor y un receptor, el primero como su nombre lo indica inicia la conversación y el segundo escucha, pero estos roles se intercambian constantemente cuando estamos en un diálogo, hay dos actitudes importantes en esta comunicación, la primera estar abiertos para expresar lo que hay dentro de cada uno de nosotros, y la segunda es escuchar para ser escuchado, es prestar atención a la persona, tener todos los sentidos en el aquí y en el ahora de la conversación.

Una realidad muy importante es que se nos hace difícil expresar nuestros pensamientos, sentimientos y emociones, manifestar las actitudes adecuadas para que las otras personas puedan entrar en diálogo con nosotros, por eso también es vital que haya total claridad en el mensaje que se quiere expresar, es decir que haya sinceridad y honestidad en lo que proviene de nuestro interior.

La propuesta es poder conocer de manera teórica y experiencial lo relacionado con la comunicación humana para que podamos hacer el ejercicio de aprender a relacionarnos bien con nuestros semejantes, en especial con nuestra familia, con nuestros amigos y familiares, así como las personas que a diario nos rodean ya sea en nuestro trabajo o estudio, comunicarnos es un don que Dios nos ha compartido, ya que es el primero que se comunica y nos comunica, ahora nosotros estamos invitados a hacerlo con el mismo objetivo que lo hace Dios, que comprendamos su revelación, su Presencia en nosotros.

Hablaremos de comunicación intrapersonal, interpersonal y trascendente en los siguientes escritos.

Nos interesa tu opinión, escríbenos!