Mantengamos a Cristo en Nuestros Corazones y entreguémosle ese mismo amor a nuestra familia para que sea ÉL quien sobrelleve nuestra casa.