Las lecturas de hoy nos enseñan que debemos establecer un camino de vida que nos ayude a crecer como seres humanos y edificar nuestra vida en la justicia, honradez, amor y temor de Dios. Además nos invita a alejarnos de todo aquello que conlleve al mal, para así poder tener una vida agradable ante los ojos de Dios. Otra invitación que hacen las lecturas de hoy es buscar tener una vida virtuosa e integra, vivir una vida sin remiendos y siendo radicales, viviendo en los principios que hemos acogido en nuestro corazón. Pidámosle a Dios que nos enseñe a establecer un camino en nuestras vidas siempre de su mano.