Desempeliculate

Si algo tengo claro a esta altura de la vida, es que uno no le puede parar mucha bola a esa parte de la conciencia que se vive armando teatros a cada momento. Estoy convencido que la mente tiene la capacidad de crear shows barbaros, de poner miedo en donde no hay amenazas, de armar…

Leer más
Compartir

Salta, algún piso aparecerá

Una de las excusas más frecuente para no tomar decisiones trascendentales, es que no sabemos qué nos puede esperar luego de tomar la decisión. Cuando no tenemos nada seguro, incluso, cuando lo tenemos, saltar hacía la cosas nuevas es muy difícil, quizá por ese instinto que es tan humano y que evita que nos volvamos…

Leer más
Compartir

La fortuna de ser un man llorón

Soy un man llorón. Llueve cada vez que cumplo años, y eso según mi abuela, significa que lloro mucho, y sí, quizá tenga mucha razón. Desde que tengo uso de razón, recuerdo que el llanto me ha visitado. Cuando estaba más pelao lo hacía por bobadas, por cosas que no tenían necesidad del llanto. Lloraba…

Leer más
Compartir

Se vale echar para atrás

Aunque me tilden de tibio o indeciso, creo firmemente en que es una virtud y una habilidad poder pararse en la mitad del camino por el que estamos andando para decir: me paro aquí, para echar para atrás, para dar un paso a un lado o para pasarme a otro camino. “No progresas” me dijo…

Leer más
Compartir

El Cura me decepcionó

Aquellos que pertenecen a una parroquia o comunidades de seguro han recibido a unas cuantas personas que llegan diciendo que el cura de ‘tal’ parroquia los ha decepcionado, por ello, van en busca de otro lugar, alguna circunstancia,  un regaño, un comentario o que en su prédica dijo algo que le incomodo, los hace o…

Leer más
Compartir

¡Ey, no te aceleres, bájale 2!

Ojalá yo hubiese tenido a alguien que me lo hubiese dicho cada vez que intenté hacer que las cosas salieran bien. Alguien que con tranquilidad me dijera: ¡Ey, no te aceleres, bájale 2! Porque si algo tengo, y he tenido siempre, es la mala costumbre de vivir acelerado, de pensar que todo tiene que ser…

Leer más
Compartir

Serendipia

En vacaciones aprendí lo bueno que es tener el espíritu siempre abierto a encontrarse con cosas que no busca. Porque no todas las cosas que encontramos, necesariamente estaban siendo buscadas. Vas por la vida normal, con búsquedas propias, sin desviar la mirada, y ¡pum! De repente aparece algo que te inspira a cambiar la dirección…

Leer más
Compartir