Reflexión del Padre Juan Rivas.