Tomando como base el texto bíblico del profeta Amós, en el capítulo 9, versículos del 11 al 15, final de la profecía de Amós, es una palabra de restauración para la vida de los creyentes, hay cosas que se han perdido en el camino, que se han dañado en el tiempo y otras que hemos olvidado, las bendiciones grandes que Dios nos ha dado y el enemigo ha querido robarnos, todas estas cosas serán restauradas por el poder de Dios.