15 de junio, 2019

Preguntas sin respuestas

Llegamos los tres amigos, un poco silenciosos, al lugar donde solemos ir cuando tenemos motivo de dialogo. Este lugar es un pequeño claustro, cercado por cuatro paredes blanquísimas, que se interrumpen por dos robustos buganviles. Nada turba el silencio del pequeño claustro, que envidiarían unos monjes soñadores de la edad media. Llegamos los tres y…

Leer más
Compartir