23 de septiembre, 2016

La falta de tema

De las primeras cosas que aprendí cuando empecé a trabajar como periodista, sin ninguna escuela, fue a enfrentar la hoja en blanco y la mente igual. Hay que entregar el material para publicación con horas específicas y el cerebro no trabaja de esa forma. Para llegar allí se requiere de una férrea disciplina y de…

Leer más
Compartir

LA PROFESIÓN DE LA FE

PRIMERA SECCIÓN 
«CREO»-«CREEMOS»

26 Cuando profesamos nuestra fe, comenzamos diciendo: "Creo" o "Creemos". Antes de exponer la fe de la Iglesia tal como es confesada en el Credo, celebrada en la Liturgia, vivida en la práctica de los mandamientos y en la oración, nos preguntamos qué significa "creer". La fe es la respuesta del hombre a Dios que se revela y se entrega a él, dando al mismo tiempo una luz sobreabundante al hombre que busca el sentido último de su vida. Por ello consideramos primeramente esta búsqueda del hombre (capítulo primero), a continuación la Revelación divina, por la cual Dios viene al encuentro del hombre (capítulo segundo), y finalmente la respuesta de la fe (capítulo tercero).

Leer más
Compartir

No nos quedemos en las añoranzas

Las lecturas de hoy nos invitan a no quedarnos en las añoranzas, sino a dedicarnos a ser felices. Debemos aprender a vivir el tiempo que nos corresponde y no anticiparnos a lo que pueda venir en el futuro. Quedarse en las añoranzas es quedarse estancado y eso no vale, nos corresponde vivir y disfrutar de la dinámica de cada día, sacando el mayor provecho de cada momento. Pidámosle a Dios que nos enseñe a disfrutar de cada regalo que nos da a diario y a agradecerle por su inmensa misericordia. 

Leer más
Compartir

El mundo de Dios es la serenidad

El libro de Eclesiastés presenta la vanidad, como aquella persona superficial que se queda en las apariencias exteriores y le prestan atención a lo pasajero. Su vida se gasta y pierde sentido pensando en lo que vendrá y esa no puede ser la actitud de una persona que cree y confía en Dios.

Leer más
Compartir