Los niños necesitan del amor de sus papás y sin embargo el amor de Dios es lo más grande que tenemos.