Dios nos ama, sin importar de dónde venimos…