No existen cadenas que puedan oprimir a un pueblo libre de corazón y de la mano de Dios.