La palabra de Dios es para amar, no para pelear.