Jesús toca al leproso y rompe todos los límites.