Aún en las circunstancias más adversas, es posible nacer de la mano de Dios.