La naturaleza es una de las formas que tiene Dios de amarnos.