El abrazo de papá, siempre nos recordará al hijo pródigo. Dios padre siempre tiene los brazos abiertos.