Oremos juntos por todos aquellos que están en los hospitales, para que Dios nunca los suelte de su mano.