“Tú eres mi hijo amado, mi predilecto”. Lucas, 3:22