“Para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos” (Flp. 2,10).