El Espíritu Santo de Dios nos llena de gozo.