Dejemos que Dios nazca y habite en nuestro corazón.