Comparte la alegría de tener a Dios en el corazón con los más tristes y necesitados…