La respuesta al evangelio de parte de los jóvenes, es ir contra corriente.