Ser luz del mundo también es ser reflejo de la felicidad y el amor de Dios.