Preparemos nuestro corazón para recibir la luz de Jesús