Primos, esos amigos de sangre que Dios te regalo.