El Espíritu Santo de Dios nos regala la determinación que necesitamos para lograr nuestras metas en la vida.