Dios y familia, el mejor refugio