Aún en las circunstancias más adversas Dios nos regala compañía, amigos fieles que no nos abandonan.