En las malas y en las buenas siempre acuérdate de Dios.