Dios vio que todo cuanto había hecho era muy bueno (Gn 1,31).