Recuerda que nunca estás solo, Jesús te acompaña y te carga cuando es necesario.