La mejor opción que podemos hacer en nuestra vida es aferrarnos a nuestro Dios cual un bebé aferrado al dedo de su papá.