Debemos ser como niños para entrar al reino de los cielos, por la inocencia y la sonrisa, estirar las manos hacia Dios para que nos alce y nos lleve a donde nos quiere tener.