San Juan María Vianney es uno de los santos más populares en los últimos tiempos  y es más reconocido comoel santo Cura de Ars. En él se cumplió lo que dijo San Pablo: "Dios ha escogido lo que no vale a los ojos del mundo, para confundir a los grandes".
 

 

San Juan María Vianney es uno de los santos más populares en los últimos tiempos  y es más reconocido comoel santo Cura de Ars. En él se cumplió lo que dijo San Pablo: "Dios ha escogido lo que no vale a los ojos del mundo, para confundir a los grandes".

El santo Cura de Ars era un campesino nacido en Dardilly, Francia, el 8 de mayo de 1786. Fue testigo de la revolución francesa y desde pequeño con su  familia lucho para poder asistir a eucaristia, lo hacían asistiendo  a celebraciones hechas a escondidas en donde los del gobierno no se dieran cuenta, ya que si los descubrian incurrian en pena de muerte por practicar en publico su religión. Hizo la primera comunión cuando tenía 13 años en un pajar con la disculpa de que iban a alimentar al ganado, en una celebración eucaristica nocturna que celebraba un sacerdote con peligro de muerte. 

Anhelaba ser sacerdote pero era muy dificil conseguir un seminario en esos tiempos, además de que a su padre no le interesaba perder un buen obrero que cuidaba a sus animales y trabajaba en sus tierras. Fue llevado al cuartel ya que Napoléon mando a reclutar a todos los jóvenes mayores de 17 años, aunque un día iba por el camino y por entrar a una iglesia de perdió del resto del grupo. Se presento de nuevo, pero se enfermo y tuvo que permanecer hasta el otro día en el hospital, cuando se recupero ya el resto se habían ido.  Aunque la autoridades le ordenaron que fuera tras ellos y hizo caso, no los alcanzó porque se encontró con un hombre que le dijo. "Sígame, que yo lo llevaré a donde debe ir". Lo siguió y después de mucho caminar se dio cuenta de que el otro era un desertor que huía del ejército, y que se encontraban totalmente lejos del batallón

Al llegar a un pueblo, fue ayudado por el alcalde quien lo escondió en un pajar, mientras estuvo allí trabajo muy fuerte y se cambio de nombre, se escondia en el pasto cuando pasaban cerca los grupos del ejercito. En 1810 Napoleon dio un decreto perdonando a todos los que se habpian fugado del ejercito, por esto pudo volver a su hogar.

Tras alguno intentos para ingresar al seminario y recibir respuestas negativas porque no era un buen estudiante, su gran benefactor, el padre Balley fundo por su cuenta un pequeño smeinario y en el recibió a Vianney. Al principio fue uproceso dificil porque a Vianney no se le quedaba nada de lo que el padre le enseñaba, pero su comportamiento, criterio y buena voluntad eran tan admirables que el Padre ayudo a hacer lo posible o imposible para llegar al sacerdocio. Tras estudiar durante tres años una vez más fue rechazado porque no fue capaz de responder las preguntas que los profesores del seminario le hicieron para poder ordenarlo sacerdote.

El Padre Balley siguió ayudandolo e intruyendolo y lo llevo a donde algunos sacerdotes santos y les pidió que analizarán si Juan Vianney estaba preparado para ser sacerdotre. Al analizarlo descubrieron que tenia un buen criterio, tenia seguridad de sus apreciaciones en lo moras y sabia resolver problemas de conciencia. Algunos de ellos lo recomendaron donde el Obispo, quien al oir todas sus palabras preguntó si era de buena conducta, a lo que respondieron que era una excelente perona, un modelo de comportamiento. Aunque era el seminarista menos sabio, era el más sabio. A partir de esa conversación el obispo decidió que fuera ordenado sacerdote, sin importar que le faltara ciencia, pero que siempre tuviera lo demás, con la plena seguridad que Dios daría lo demás.

El 12 de agosto de 1815 fue ordenado sacerdote, llego a ser el parroco más famoso de su siglo. Los primeros cuatro años de sacerdocio los pasó como vicepárroco del Padre Balley, su precursor. El 9 de febrero de 1818 fue enviado a una parroquia llamada Ars, que 370 habitantes  y era la parroquia más pobre e infeliz.  A las misas dominicales solo asistían un hombre y una mujer, ante esta situación él siguió orando y dedicandole más tiempo a estar frente al santísimo. Una de las principales obras de este humilde sacerdote eran salvar almas para Dios.

Hay tres milagros registrados de este santo y son la obtención de dinero para sus limosnas y alimento para sus huérfanos; el conocimiento sobrenatural del pasado y del futuro y por ultimo la curación de enfermos, especialmente niños.

El  3 de Octubre de 1874 Juan Bautista María Vianney fue proclamado Venerable por Pío IX y el 8 de Enero de 1905, fue inscrito entre los Beatos. El Papa Pío X lo propuso como modelo para el clero parroquial. La canonización fue el 31 de mayo de 1925.

El Papa Benedicto XVI y en ocasión del 150 aniversario del "dies natalis" del Santo Cura de Ars, dedicó un año sacerdoral en su memoria, de 2009 a 2010. Es patrono de los sacerdotes y parrocos.