Todos hemos sido follower de alguien alguna vez. Piensa en ese cantante que cuando te enteraste que visitaría tu país te dejó sin dormir, o en ese futbolista que vivió en las paredes de tu cuarto por mucho tiempo, o en ese actor que te obligó a ver todas sus películas una y otra vez, o ese gladiador de lucha libre que te inscribió en el gimnasio para lograr esos bíceps de fantasía, o ese superhéroe de películas que te salvó de quedarte en silencio ante la pregunta “¿qué quieres ser de grande?”.

Veamos algunas características que identifican a todos los followers:

  1. Han encontrado un ídolo: ¡Eureka! Encontraron su tesoro. Damas y caballeros reciban con un fuerte aplauso al tan esperado Sentido de la Vida, al que le prometeré fidelidad en la salud y en la enfermedad, en la prosperidad y en enfermedad. Amén.
  2. Les gusta coleccionar objetos de su ídolo: Llaveros, pines, lapiceros, posters, tazas, cuadros, fotos, manualidades, palabras eternizadas en stickers. Mientras más objetos tengan de su ídolo más leales se sentirán.
  3. Las redes sociales están para adorar al ídolo: Basta con dar un paseo por su Facebook, Instagram, Twitter para darnos cuenta de su obediente fidelidad. Comentarios, fotos de portada, fotos de perfil, videos de YouTube compartidos, fotos subidas, cadenas donde el ídolo hará un milagro a las 10 personas que compartan, etc.
  4. Followers Fashion Week: Camisetas poseídas por el rostro del ídolo, collares con el ícono de la banda, mochilas tatuadas con parches de distintos tamaños, pulseras que sellan tan grande compromiso (los anillos son muy chiquitos para tanto amor).
  5. No se pierde ningún evento: Obvio. Evento donde el ídolo cante, baile, actúe, juegue, es SAGRADO. Paso 1: Amarás estos eventos sobre todas las cosas. Paso 2: Harás que todos se enteren que estás yendo. Paso 3: Colgarás TODAS las fotos posibles (si lograste selfie con el ídolo, punto para ti).
  6. Le encanta juntarse con otros followers: No hay nada más sublime que conocer a otro follower de tu ídolo. Oportunidad para intercambiar Facebook, WhatsApp, anécdotas, frases favoritas, historias, leyendas, mitos, los últimos chismes, accesorios, fotos con el ídolo y sobre todo, baba, mucha baba.
  7. Bla Bla Bla: No importa que le hables de la pobreza en África, del rico postre de limón de la abuela, de que tu perro se está muriendo, de que te casarás el próximo abril, o incluso de la epistemología aristotélica postmoderna de los últimos días, no importa. El follower encontrará una ruta para terminar hablando de su ídolo. Cualquier intento por detenerlo será en vano.

Si en algún momento de la vida te encontraste con Jesús de Nazaret, con su proyecto, con su sueño, con sus luchas, con sus interrogantes, con sus prioridades, con sus gestos, con sus palabras, seguramente te dio ganas de seguirlo, muchos lo hicieron, muchos lo dejaron todo, mejor dicho, lo dieron todo.

Veamos algunas características que identifican a los seguidores de Jesús:

  1. Han encontrado un camino: Ellos encontraron una ruta por donde transitar la vida, Jesús es la ruta, su proyecto de felicidad para los humanos de todos los rincones del planeta se convierte en el viaje más apasionante de sus vidas.
  2. Les gusta coleccionar oportunidades para dar: Les gusta dar su tiempo, dar ánimo, dar pan, dar ayuda, dar compañía, dar silencio, dar confianza, dar oportunidades, dar abrigo, dar regalos de cumpleaños, dar abrazos, dar consejos, dar techo, dar justicia, dar libertad, dar mucho, darlo todo, darse por completo.
  3. Las redes sociales están para estar con la gente: Ellos hablan con sus amigos de la infancia, conversan con sus familiares, acompañan a sus amigos del extranjero, son activos en el grupo de exalumnos, le dan like a todos los logros sin importar de quienes sean, y no pierden la oportunidad de comentar en esa foto que todos alguna vez subimos con nerviosismo: “Qué bien te ves ☺”.
  4. Ellos también se visten bien: Se visten de esperanza por más jodido que se ponga todo. Se visten de perdón cuando empieza la fiesta de la división. Se visten de compasión, ese es su vestido de gala. Se visten de justicia cuando hay que ponerse serios. Se visten de alegría cuando visitan tristeza. Se visten de sí mismos, sobretodo esto, nunca pasará de moda.
  5. No se pierden de ningún evento lamentable que pueda estar viviendo cualquier persona: Ellos están atentos, son cazadores de necesidades, aprendieron a detectar lo que el otro puede estar sufriendo y harán hasta lo imposible por extenderles una mano, una compañía, una moneda, una cama, una enseñanza, una conversación, una luz, una visión desde otro ángulo, una taza de café, una familia.
  6. Les encanta juntarse con los que nadie quiere juntarse: Ellos se reúnen entre ellos. Comparten la vida, la oración y las palabras de Jesús, pero no se quedan ahí. Tienen la puerta abierta no para que otros entren, sino para salir a buscar a todos. Ellos son amigos de los que nadie quiere ser amigos. Ellos ven a los que nadie quiere ver. Ellos escuchan a los que nadie quiere escuchar. Ellos almuerzan con los que nadie quiere almorzar. Ellos apuestan por los que nadie quiere apostar. Ellos simplemente están siguiendo a Jesús.
  7. Escuchan, escuchan, escuchan: Lo que el corazón de los otros está diciendo detrás de sus palabras, escuchan atentamente las lágrimas, las sonrisas, los miedos, los sueños de sus hermanos, es decir, de toda persona que se cruce en su camino. Escuchan la injusticia silenciada. Escuchan al Dios de los otros, reconociendo a su Dios en ellos. Escuchan comprensiones diferentes de la vida porque entendieron que somos historias distintas. Escuchan con compasión. Escuchan sin prejuicios. Escuchan con el corazón.

Mientras que a los followers de Jesús los ven como fanáticos, a los seguidores de Jesús los ven como hermanos. ¿Te has preguntado cómo te ven a ti?

PD: Si eres seguidor de Jesús, no te quedaría mal una camiseta de Jesús. ☺