Religiosa (1270-1317)

Nació hacia el año 1270 en Gracciano Veccio en una noble familia. Cuando apenas tenía nueve años, entró en el monasterio de las Dominicas. Después de cinco años es decir a los catorce, es elegida superiora del monasterio de Proceno, mediante un permiso especial del Papa.

Su fama se difunde rápidamente, al atribuírsele muchos milagros. El más reconocido es cuando el convento se quedó sin víveres y ella pidió a Dios en oración cinco piezas de pan. Pidió a una hermana que fuera a la torre a tomar el pan que Cristo le había dejado. Cuando el pan fue puesto sobre la mesa se multiplicó y tuvieron alimento para varios días.

El 23 de septiembre de 1306, es elegida superiora del nuevo monasterio de Montepulciano donde permaneció hasta su muerte, ocurrida el 20 de abril de 1317.

Fue canonizada el 10 de diciembre de 1726. En Montepulciano, y en general en toda la Iglesia, es venerada como una de las más grandes santas dominicas, junto con Catalina de Siena y Rosa de Lima. Aún en la actualidad se dice que obra grandes milagros debido a la pureza de su alma.

Para tu vida

La sencillez y pureza de Santa Ines, nos invitan a tener una actitud de entrega a Dios de una manera sencilla, en la que podamos reconocer que todo cuanto hacemos es obra de Dios, y que por su gracia Él puede hacer grandes obras a través de nuestra vida. No se trata de hacer grandes milagros sino de hacer que cada momento de nuestra vida sea un milagro en la medida que pongamos toda nuestra confianza en Dios para que sea él quien realice la obra, primero de cambiar nuestro corazón y segundo de hacernos testimonio para otros.