Religiosa y fundadora (1848-1924). Nació en Suiza, el 28 de mayo de 1848, en una modesta familia campesina. Durante su juventud fue una gran devota de la Eucaristía. El 12 de noviembre de 1867, ingresó en el monasterio franciscano de María Auxiliadora. Su profesión religiosa fue el 4 de octubre de 1869. Por invitación de Monseñor Pedro Schumacher, de una diócesis ecuatoriana, María Bernarda trabajó como misionera en dicha Diócesis junto con un grupo de seis religiosas. Después de una persecución religiosa en Ecuador, fueron obligadas a salir hacia Colombia donde fueron bien recibidas por el entonces obispo de Cartagena, Monseñor Eugenio Biffi.

La madre María, continúo por 32 años dirigiendo la obra que comenzó en Ecuador, abriendo nuevas casas en Colombia, ecuador y Brasil para socorrer a los pobres y marginados.

Falleció en Cartagena Colombia, el 19 de Mayo de 1924 a los 76 años. Fue canonizada el 12 de octubre de 2008 por Benedicto XVI.

Para tu vida

La perseverancia en el camino espiritual, permite que la obra de Dios se acreciente y se enraíce para hacer que el fruto del reino de Dios se de en los diferentes lugares donde se ha sembrado su semilla. Santa María Bernarda, se aventuró al difícil camino de la misión en tierras extranjeras y por gracia de Dios pudo sortear las dificultades y hacer del evangelio una acción concreta para los más pobres. Dios también quiere que nosotros seamos perseverantes en nuestro camino de fe, para que la semilla de su reino que fue puesta en nuestros corazones, de fruto en abundancia.