Bonfiglio Monaldi, Bonaguinta Manetti, Manetto dell’Antella, Sostengo, Amadio degli Amidei, Uguccione y Alessio Falconieri son los fundadores de la orden dedicada totalmente a la devoción de la virgen María.

Ellos nos dan ejemplo de consagración a la Virgen María, ya que arrojando las armas que algún momento de la historia habían servido para asesinar a sus hermanos, arrojadas estas al suelo son una clara señal de fraternidad y de una apuesta clara por el trabajo en equipo, que es lo que más necesita nuestra iglesia en estos tiempos.

A la manera de los santos fundadores hagamos una elección de vida y depongamos nuestras armas de egoísmo, falsedad, alejamiento y rencor. Pongámonos todos como hermanos juntos, hombro a hombro, con el propósito de instaurar elreino de los cielos en la tierra.