“Aquello que pesa más de todas las cosas es la falta de amor. Pesa no recibir una sonrisa, no ser recibidos. Pesan ciertos silencios. A veces, también en familia, entre marido y mujer, entre padres e hijos, entre hermanos. Sin amor, el esfuerzo se hace más pesado, intolerable”
(Palabras a la familias durante la peregrinación a la tumba de San Pedro, 26 de octubre de 2013). Papa Francisco

El amor es aquel sentimiento del que tanto se habla y se vive con una inmediatez que sorprende a muchos por esa búsqueda insaciable de tener a alguien con quien estar. Amamos desde nuestra realidad, con las experiencias que hemos vivido, con los corazones rotos y con las alegrías que nos marcaron, pero no tenemos un manual con fórmulas que nos diga cómo se debe amar. Esto me lleva a reflexionar sobre las relaciones actuales que sonríen, se llevan de las manos y todo parece bien. A pocos meses están separados buscando otro rumbo, porque lo que ayer los llevaba al cielo hoy los mantiene lejos. Me he preguntado tantas veces por qué?. La respuesta que llega a mi mente, es que no sabemos amar y, lo peor, es que no queremos aprender, porque desde nuestro ser creemos que lo sabemos aunque estemos equivocados. Hace días expresé mi preocupación a una amiga de cuarenta y tanto años y con una mirada pícara me dijo: Es que no saben que es hacer el amor…

La pregunta hacía eco en mi mente hasta que leí la cita con que empieza esta reflexión y supe a lo que se refería con eso de hacer el amor, ya que mi primer pensamiento fue hacia lo pasional. En palabras del papa Francisco: Pesa no recibir una sonrisa. Muchas veces somos tan fríos con aquellos con los que compartimos la vida, que no le regalamos; ni un saludo, ni una sonrisa y nos justificamos diciendo que una actitud vale más que mil palabras, justificando así que los demás suponen lo que sentimos. El amor es una de esas realidades, que se deben expresar, porque es un sentimiento no un conocimiento. Necesita ser regado bajo muestras de cariño, que nos ayuden a experimentar lo que verdaderamente significa el amor. Pesan ciertos silencios, expone el papa Francisco y es cierto que hay silencios que nublan el alma y más aún cuando está el corazón de por medio. Por eso la comunicación se hace indispensable para construir el amor, porque nos ayuda a decir lo que pensamos, lo que sentimos y lo que queremos. Comunicar debe ser el verbo que más se utilice en todas la relaciones interpersonales bien sean familiares, amistad, amor etc. Evitaríamos tantas confusiones y dejaríamos de suponer tantas cosas, que en la mayoría de las veces no ocurren como pensamos…Ser buenos comunicadores es señal de mantener mejores relaciones.

Entonces qué es Hacer el amor? Es… despertar con la certeza de amar a los que hacen nuestros días más bonitos. Hacer el amor es construir cada día un paraíso en la tierra, a los que una vez nos dieron vida e hicieron nuestra vida un carnaval…