El 19 de noviembre, se celebrará la primera Jornada Mundial de los Pobres, el Papa Francisco, instituyó esta jornada tras finalizar el Jubileo de la Misericordia, con la finalidad que todos los cristianos del mundo nos acerquemos a los pobres, a los débiles y necesitados, y les ayudemos.

Desde el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización de Vaticano, han organizado todo un especial para este 19 de noviembre, en el cual se esperan 4.000 pobres y voluntarios en Roma, de diferentes diócesis del mundo, ellos se congregarán en la Basílica de San Pedro, y participaran en la Misa celebrada por el Santo Padre a las 10 de la mañana.

Al culminar la Eucaristía, 1.500 pobres almorzarán con el Papa en el Vaticano. Acompañará la banda musical de la Gendarmería Vaticana, junto con el coro “Le Dolci Note”, que está compuesto por niños de 5 a 14 años. De igual manera otros 2.500 pobres serán recibidos en colegios y seminarios católicos con un almuerzo festivo.

Los invitados de honor en esta jornada, serán atendidos por 40 diáconos de la Diócesis de Roma y aproximadamente 150 voluntarios de las parroquias de otras diócesis. De igual manera se han vinculado varias asociaciones de voluntariado para atender la mayor cantidad de pobres.

Durante esta semana (13-19), en la plaza Pío XII, frente de la plaza de San Pedro, se realiza otra iniciativa: Un Presidio Solidario de Salud, que es un área médica, que se ofrece de manera gratuita a todos aquellos que requieran, análisis clínicos, exámenes especializados de cardiología, dermatología, infectividad, ginecología y andrología. Esta iniciativa es posible a instituciones médicas que se vincularon con la jornada.

Mañana 18 de noviembre a las 08:00pm, en la Basílica de San Lorenzo Extramuros, se realizará una vigilia para rezar por el mundo del voluntariado.
“No amemos de palabras sino con obras”, es el lema de esta jornada, en la cual no solo el Vaticano sino todos estamos llamados a ayudar, desde cada diócesis y parroquia en la que pertenecemos. ¿y tú cómo vas a ayudar?.

Las maneras son múltiples, el Vaticano da ejemplo de algunas, como brindar comida y servicios de salud, pero no son las únicas, y además están se adecuan dependiendo las necesidades de cada grupo. Lo importante es participar, con un mercado, ropa o de la manera que queramos, seamos solidarios y no olvidemos que una iglesia viva es una iglesia en acción, una comunidad no solo puede vivir de oración y palabras bonitas, necesita actos, necesita labor social.

“Los pobres no son un problema, sino un recurso al cual acudir para acoger y vivir la esencia del Evangelio” Papa Francisco