Esta es otra de las costumbres que hacemos en Colombia y en otros países… Definir la lista de propósitos, sueños o metas a cumplir para el año que viene. Como católicos también podemos realizar esta lista, teniendo en cuenta nuestra relación con Dios, creamos propósitos para mejorar nuestra vida al servicio de Él. A continuación te comparto algunos items, que pueden mejorar nuestra experiencia de Dios:

  1. Acercarnos a Dios con oración: todos sabemos que Dios nos escucha y que trata de respondernos en la medida que nosotros se lo permitimos, por ello mejorar nuestro encuentro de la oración, propiciando espacios de silencio, de contemplación, donde podamos escuchar, donde podamos observar y contemplar la respuesta de Dios a tantas suplicas.
  2. Consagrar nuestra familia a Dios: Probablemente nuestras madres alguna vez consagraron nuestra vida a Dios, dejaron en sus manos nuestro proyecto de vida, y esto lo podemos hacer todos los años. Dejar que Él actúe en nuestra familia, que sea quien guíe nuestras palabras, nuestros actos.
  3. Hacer una adopción espiritual: Nosotros normalmente oramos en acción de gracias y por las necesidades de nosotros y los seres amados. Es bueno pensar en otra persona totalmente ajena a mis necesidades. Una adopción espiritual consiste en agregar a tu oración diaria, a una persona específica y por un tiempo específico (puede ser un año, o 6 meses ), orar por ella, por sus necesidades, sus sueños, sus alegrías y tristezas. Tú escoges la persona y tú decides si le cuentas de tu adopción espiritual o lo haces en silencio.
  4. Las obras de misericordia: Estas hermosas obras creadas para ser capaces de ver a Jesús en el rostro de los más necesitados, tienen que ser parte fundamental de la vida de un católico, tú escoges la frecuencia con que las practicaras, si las haces todas o empiezas con algunas específicas.
  5. Vivir a plenitud la Eucaristía y los sacramentos: La Eucaristía es nuestra fuente de alimento para el alma y se complementa con los sacramentos y la oración. Por ello en la medida que nos acercamos a Dios, la vamos viviendo con más plenitud, la vamos necesitando, como necesitamos el agua, el oxigeno.
  6. Acercarnos a nuestra Madre María: ella espera con ansias que le abramos la puerta de nuestra familia, de nuestro corazón, por eso necesitamos dejarla entrar, para que nos guie, para que nos proteja y nos siga llevando al camino de su amadísimo hijo.
  7. Testimonio: Este es muy importante, el ejemplo mueve más que mil palabras, si Dios nos ama y nosotros estamos convencidos de ello, tenemos que reflejar, ser alegría, ser luz, mostrar que tenemos a Dios en nuestro corazón

Hay muchos más propósitos que como católicos podemos colocar en nuestra lista, además acompañarlos de nuestros sueños, nuestros proyectos familiares, personales, y dar lo mejor de nosotros para lograrlos, actuar, luchar, no quedarnos quietos. Para que no nos pase como el propósito popular de bajar de peso que nunca cumplimos… que simplemente lo colocamos como una meta, pero nunca empezamos el camino para llegar a superarlo.

Muchas bendiciones, amor y felicidad en este nuevo año 2018.